México merece un cambio social…

Cuestionario para el 2010.

¿Cuál es la necesidad de vivir en esta sociedad? / ¿Donde queda la bondad de la gente? / ¿Porqué un sistema político corrupto desde su creación? / ¿Porqué más pobreza? / ¿Porqué Deuda? / ¿Porque un sistema de justicia obsoleto? / ¿Porqué sindicatos voraces? / ¿Porqué tanta violencia e impunidad? / ¿Porqué Crisis? / ¿Porqué influenza H1N1? / ¿Para qué medios de comunicación todopoderosos? / ¿Porque ignorancia? / ¿Porqué padecer la violencia que genera Estados Unidos? / ¿Porque intolerancia y racismo? / ¿Porqué fascismo y populismo? / ¿Porqué corrupción? / ¿Porqué menospreciarnos? / ¿Porqué no unirnos? / ¿Porque no cambiar la situación de este país? / ¿Porqué no ayudar y compartir a nuestro alrededor? / ¿Porqué cambiar de raíz este sistema esclavista y obsoleto para hacer algo actual? / ¿Porqué no decirles a los políticos que no los necesitamos? / ¿Y comentarles que tenemos excelentes científicos, profesionales, doctores, sociólogos, filósofos, que pueden establecer una nueva sociedad? / ¿Qué acaso no somos nosotros los que debemos iniciar este cambio de actitud? / ¿Será que México nunca obtendrá lo que se merece como pueblo?

La revolución es intelectual y de corazón. Y es ahora.

Anuncios

Zapatero a tus zapatos…

Se mueven las ruedas en la lentitud de un vacío poblado de espíritus inquietos

Buscando la felicidad en el mundo del arte, una luz entre sombras, orfandad suplida con hermandad.

Y una vez más, estoy aquí para soñar y levantar las alas al viento, nunca estaré solo.

Un espacio de expresión y a su vez evolución como sociedad, define el instante en cuestión de traer lo que realmente externamos.

¿Por qué no ser un zapato izquierdo, o mejor aún la piedra en el zapato?

La corretiza se da para todos lados; lo importante no es escapar una y otra vez, lo importante es tocar −aunque sea con las uñas− a quienes estén más cerca y eventualmente será al revés.

Yo sólo pongo la “C” en Colectivo pero sin ella dice OLECTIVO.

Y los clavos y el martillo no sólo son de un zapatero, que también usa zapatos.